La Calzada

En 1999 se completó el camino de acceso al yacimiento desde el Centro de Recepción y en el transcurso de este trabajo de infraestructura se descubrió, a pocos metros del mausoleo, un pequeño tramo de la antigua calzada romana de acceso a la ciudad por la cara norte. Este tramo, de unos 25 metros lineales conserva, en aceptable estado, el pavimento original de piedras calizas irregulares con una anchura máxima de 2,20 metros, aunque la media es de 1,80 metros. Pertenecería a la vía de acceso principal a la ciudad y procedería a su vez de la vía que uniría a Ocvri con otras ciudades de la sierra como Iptuci (Prado del Rey) y Carissa Aurelia (Bornos-Espera), así como la zona del valle del Tavizna donde existen varios asentamientos ibéricos y romanos de menor entidad.

Esta pequeña calzada también uniría las zonas de necrópolis extramuros, situadas en la cara Noroeste del cerro con la propia ciudad.