La Cisterna Alta

Cisterna Alta

La Cisterna nº 4 o Alta es del tipo “a bagnarola”, como las otras del yacimiento. Presenta una forma más ovoide que rectangular y está construida con mampostería de bloques calizos de tamaño medio y pequeño. Su longitud exterior es de 4,87 metros y su anchura exterior es de 2,43 metros. El grosor de sus muros oscila entre los 64 y los 72 cms y su interior mide 3,53 metros por 1,26. Se encuentra recubierta  por un “opus signinum” de color rosáceo, de textura y calidad muy similares al de la Cisterna nº 2. Este “opus signinum” se encuentra muy dañado, fundamentalmente por el crecimiento de un lentisco en uno de sus laterales. El borde de la cisterna tiene una altura media de unos 80 cms.

Su suelo se conserva relativamente bien, aunque con algunos desperfectos, y su profundidad es de 2,75 metros. Calculamos que tendría una capacidad de unos 12.200 litros. De su interior se recuperaron abundantes fragmentos de cerámicas, de diversas épocas, y restos constructivos. En uno de sus laterales había un enterramiento infantil de época tardía o medieval. Está orientada en dirección Noroeste y mira directamente hacia El Castril de Benaocaz, donde pudo estar el manantial que era la cabecera del acueducto que surtía a la ciudad, por lo que no se descarta que esta cisterna fuera la que embalsara el agua procedente de este acueducto y desde aquí se distribuyera a las otras cisternas de la ciudad, situadas a cotas más bajas.