La Cisterna nº1

Cisterna n 1

Las cuatro cisternas excavadas hasta ahora en la ciudad son del tipo “a bagnarola”,  de planta rectangular pero con las esquinas redondeadas. Este tipo de cisternas han sido consideradas como de tradición púnica y se dan por todo el occidente mediterráneo.

La cisterna está construida sobre la falda del promontorio en el que se ha tallado parte de su extremo final para servir de pared y en su lateral derecho hay una escalera de cinco escalones tallados en la roca. Parece inscribirse en un edificio rectangular cuyo lado noroeste es la pared exterior de la cisterna que se halla nivelada en altura mediante unos potentes cimientos construidos con grandes bloques calizos escuadrados, casi ciclópeos algunos de ellos.

Su esquina exterior norte se traba en “L” con el de la siguiente hilada, formando un potente muro de contención para resistir la presión del agua embalsada. Esta esquina conserva desde el cimiento a la boca de la cisterna 4,05 mts de altura exterior. Tras estos bloques el aparejo está basado en hiladas de sillarejos calizos cogidos con una argamasa de arena y cal. Su interior está impermeabilizado con un “opus signinum” que tiene cordón hidráulico en sus junturas inferiores y no tiene poceta de limpieza, ni desagüe alguno. Su profundidad total es de 2,25 metros y sus dimensiones son 8,20 metros de longitud por 3,15 metros de anchura. Se ha calculado que tendría una capacidad de almacenamiento de unos 30.000 litros.