La Fuente de Minerva

Fuente de Minerva

Es una pequeña fuente casi cuadrada fabricada con sillarejo de piedras calizas escuadradas e inclusión de algún fragmento de ladrillo. Debió estar estucada en sus paramentos. Sus lados miden respectivamente 2,06 metros y 1,82 metros. El grosor de sus muros es de unos 30 cms de media. En sus esquinas se incluyeron sendas columnas de ladrillos de cuartos de círculo que y, está recubierta por su interior con “opus signinum” que ha llegado a nosotros muy destruido. En el centro pudo estar la tubería de plomo que surtía el agua.

Según Juan Vegazo en su interior apareció un torso (sin cabeza, ni piernas y con el esbozo del brazo izquierdo) de una diosa en mármol, hoy día desaparecido. Lo describe como “de ropaje airoso” y decorado con dos áspides con alas de pájaros en sus cabezas, que saliendo de la cintura se cruzaban sobre el pecho, de donde salían, a su vez, otras dos serpientes. Recientemente se ha interpretado que este torso pudo ser de la diosa Minerva, ya que las serpientes podrían ser parte del “gorgoneion” (escudo con la cabeza de Gorgona), característico de la diosa de la inteligencia, de la paz y de la guerra.

En cuanto a su interpretación, la más plausible sería la de un pequeño templete con las cuatro columnas latericias revocadas con estuco y con una pequeña cúpula de cobertura.  No está del todo claro si la estatua encontrada por Vegazo pertenecía a la fuente originalmente o si fue arrojada allí al abandonarse la ciudad.